Cómo hacer que coincida el concepto de tu restaurante con las expectativas de los clientes

Como propietario de un restaurante, sabes muy bien quiénes son tus clientes, pero ¿sabes si cumples con sus expectativas? Las diferentes generaciones de consumidores desean una experiencia diferente cuando salen a comer o cenar, y cumplir con sus expectativas es vital para satisfacer a los clientes y asegurarse de que vuelvan. ¿Quieres saber cómo adaptar el concepto de tu restaurante a las necesidades de tus clientes? ¡Sigue leyendo y descúbrelo!

Las diferentes generaciones

Una de las grandes verdades de la vida es que cada generación difiere de las anteriores, lo que da forma a sus expectativas y comportamiento cuando van a un restaurante. Tenemos a los Baby Boomers (nacidos entre 1946 y 1964) y a la Generación X (1965 a 1978), que buscan comodidad y calidad. Se toman su tiempo y hacen de comer fuera una ocasión, a menudo optando por lo familiar (¡son leales!), mientras que las nuevas generaciones como los Millennials (1979 a 1996) y la incipiente Generación Z (1997 a 2010, seguida por la generación Alfa) son mucho más aventureras y les encanta explorar. Por lo tanto, saber exactamente quiénes son tus clientes es clave para proporcionar la experiencia deseada, adaptando cada aspecto de tu restaurante a sus expectativas, desde la comunicación hasta el servicio y el menú. Y, lo que es más importante, te permite convencerlos de que deben disfrutar de tu restaurante, en lugar de pedir comida para llevar o cocinar en casa.

Generación Z: vivencia, aventura e Instagram

Vamos a centrarnos un poco en una de estas generaciones, la Generación Z (o los Centennials). Van a restaurantes con más frecuencia, pero eligen raciones más pequeñas y tienen un presupuesto menor. Además, buscan (más) opciones veganas/vegetarianas y eligen comida «nueva» y atrevida en lugar de platos tradicionales. ¡La comida no es solo comida para ellos! Lo que comen es parte de su identidad y lo comparten instantáneamente en Instagram y otras redes sociales. Entonces, ¿cómo beneficiarse de saber esto como dueño de un restaurante? Satisfaciendo sus necesidades con un concepto completo, ¡y eso requiere focalización!

Focalización y 'monoconceptos'

El peligro de no tener un público objetivo definido es que nunca destacarás en tu servicio, ya que no podrás satisfacer completamente las expectativas de ninguna generación. Tienes que tener una imagen completa, donde todo encaje y sea parte de un concepto focalizado, lo cual está ilustrado por el éxito de los restaurantes 'monoconcepto', donde todo gira en torno a un único plato o ingrediente. Algunos ejemplos:

  • Doughnut Time en Londres: solo donuts con sabores espectaculares.
  • The Avocado Show en Ámsterdam: todos los platos giran en torno a los aguacates.
  • Warpigs en Copenhague: únicamente cerveza artesanal, barbacoa y picoteo en un ambiente ciclista.
  • Flower Burger en Milán: hamburguesas veganas ¡y más hamburguesas veganas!

¿Jugártelo todo a una carta?

Entonces, ¿deberías jugártelo todo a una carta y centrarte en un plato o ingrediente? Puede parecer atractivo, pero no garantiza el éxito. Lo que demuestran estos restaurantes y conceptos es lo importante que es esa focalización. Como dueño de un restaurante, debes tomar decisiones y decidir quién eres y a quién sirves. Es una elección entre sacarle el máximo provecho a tu negocio o nunca ser lo mejor que puedes llegar a ser. Por lo tanto, asegúrate de estar en contacto con tu grupo objetivo, ya sea la Generación Z o los Baby Boomers. Sigue las cuentas adecuadas en las redes sociales, lee informes de tendencias, boletines y foros...

Tienes que saber quiénes son y qué quieren y proporcionar exactamente eso. ¡Así los harás volver siempre a por más!

¿No quieres perderte nada sobre los Baby Boomers o los Millennials? ¡Suscríbete y serás el primero en enterarte cuando publiquemos algo nuevo sobre ellos!